¿Qué hacer en Oporto?

Un día en la ciuda d – La elección de nuestro equipo

Rui

El Rui propone algo que se puede hacer durante la mañana o la tarde:

“La mayoría de los puntos de interés de la ciudad se ve a pie. Por eso traiga calzado cómodo y siga mis instrucciones:

– ir hasta el tablero superior del puente D. Luis a pie y atravesar el puente; es una experiencia casi radical!

– subir al Monasterio de la Serra do Pilar y apreciar la vista. Una de las más bellas vistas que tendrán de la ciudad de Porto. ¡Estas van seguramente a hacer las delicias de los amantes de la fotografía! Aprovechar para bajar por las escarpas hasta la Ribeira de Gaia, o si lo prefieren, optar por el teleférico.

– y terminar con una visita a las bodegas de Vino de Porto. Ninguna visita a Porto puede existir sin conocer mejor el universo del Vino de Porto. ¡Hagan una visita guiada en una de las muchas bodegas y descubran los secretos escondidos en cada botella!

Cláudia

La propuesta de Claudia es una propuesta de final de día / inicio de noche:
“La visita a Porto no estará completa sin tres cosas:

– hacer el viaje de eléctrico hasta la Foz; El viaje dura unos 45 minutos y tiene un encanto inolvidable. ¡Ideal para sacar la fotografía perfecta de este viaje! Los billetes se compran en el interior del eléctrico.

– ver la puesta del sol en la playa; La ciudad termina en el océano Atlántico y nada mejor que ver la puesta del sol al pie del mar, en uno de los muchos bares de playa a lo largo de la costa.

– y cenar un hermoso pescado en Matosinhos. Matosinhos es una ciudad que limita con la ciudad de Porto, también en la marginal. Es el lugar indicado para comer pescado en las cercanías – más fresco es imposible! ”

Hugo

El Hugo sugiere un recorrido madrugador, para comenzar antes del amanecer:
“Oporto es una ciudad sorprendente, que puede apreciarse en las 24 horas de cada día. Mis propuestas alían la tradición y la modernidad:

– Levántese antes de la salida del sol y haga una caminata o un paseo en bicicleta en
la marginal del río Duero. ¡El aire puro de la mañana va a hacer que despierte con
mucho más disposición y apetito! En alternativa, mucho más 'radical', marque
previamente una subida al arco del Puente de la Arrábida. Una actividad muy reciente,
pero que recomiendo vivamente!

– Reponga energías con un desayuno o un brunch digno de la realeza. El brunch es
una tendencia cada vez más fuerte en la ciudad y hay varios lugares que lo sirven.
Sugiero lugares tan distintos como el Café Progresso, la Leitaria da Quinta do Paço o
el Lounge Bar do Porto Palácio.

– Disfrute del resto del día y relájese en uno de los muchos jardines que la ciudad tiene
para ofrecer. El Jardim das Virtudes, recientemente devuelto a la ciudad, es perfecto
para un comienzo de la tarde pacífico. ¡traiga un libro y pierda la noción del tiempo! “